MI HISTORIA

Desde muy joven, a los 14 años para ser exacta, cuando por fin mi abuelita me dejó pasar tiempo en la cocina, empecé a cocinar para mi familia y amigos.

Lo hacía de una forma que en aquel entonces consideraba sana y balanceada, de acuerdo a la información que tenia sobre el tema.

Todo mi conocimiento provenía de revistas populares y aquellas cosas que se repiten tanto que te crees que son ciertas. Como por ejemplo: que podemos comer de todo un poquito para mantener el peso o que hay que comer 5-6 veces al día para acelerar el metabolismo. Así trataba de mantener mi peso, pero mis esfuerzos parecían no ser suficientes. Comía bastante sano, “un poquito de todo” y hacía entre una y dos horas de ejercicios casi todos los días. Cuando salía de viaje, jamás me excedí y como pocas personas trataba de hacer algo de ejercicio, porque creía que la clave era comer menos y ejercitar más. Pero aún así a mi regreso la pesa se disparaba y cada vez era más difícil bajar esas tres o cinco libras. Así me la pase luchando para mantenerme y verme como me gustaba desde los 19 hasta los 35.

aline bernal eat heal shine smothie

Eso resultaba un poco frustrante y hasta agotador. Hubo momentos en que deseaba que me dejara de importar, pero no lo conseguí por que como soy tan pequeñita, se me notan esas libras y a mi no me gusta verme así, lo admito soy un poquito vanidosa.....nada extremo. Todo empezó a cambiar cuando me puse mi capa de super-mamá y empece a investigar y a asumí la responsabilidad por la salud de mi hija menor. Cansada de que los doctores me dieran explicaciones poco creíbles sobre lo que le podía estar pasando. Siendo una niña que comía bastante bien y variado, comida preparada por mí con alimentos frescos y de excelente calidad, ella se quejaba mucho de que le dolía la pancita y tenía otros síntomas que hacían evidente que algo que comía no le caía nada bien o tenía alguna deficiencia enzimatica o metabólica. Como ella no se mejoraba.

Como dicen por allí, las madres tenemos un sexto sentido que pocas veces falla. Así descubrí todo el tema del famoso gluten. Aunque a Dios gracias, mi hija no es celiaca, tiene sensibilidad al gluten. Como familia nos solidarizamos con ella y eliminamos el pan y las harinas en casa, casi en su totalidad. Lo dejamos para desayunar una vez a la semana. Sorpresa! Todos empezamos a sentirnos mucho mejor y a notar que algo tan básico como el pan, que habíamos comido toda la vida, nos causaba muchos síntomas, a los que ya nos habíamos acostumbrado. Bingo!! Aquella niña de tan solo 6 años aprendió a escuchar y a respetar su cuerpo y ella solita dejó de consumir lo que le hacía daño en las fiestas o fuera de casa. Yo terminé superando la colitis que varias veces me llevó al hospital y que no me dejaba comer algunos granos y vegetales que tanto me gustan.

Por el mismo tiempo, mi ex esposo, decide someterse a una cirugía bariátrica con la que pretendía solucionar todos sus problemas. Por lo menos, eso pensaba él, ya que el doctor le vendió ese procedimiento como una remedio casi mágico o milagroso para deshacerse del sobrepeso......esa es una historia sobre la que podría escribir un libro, pero por ahora prefiero contarte todo lo que aprendí gracias a esa difícil experiencia, que por poco le cuesta la vida. Yo empece a investigar sobre los beneficios y riesgos de la cirugía, lo mismo que el cambio de hábitos y la dieta post-operatoria que él debía seguir.

Esta vez me tocó referirme a fuentes médicas y científicas en las que descubrí que vivíamos, prácticamente, en un universo paralelo con respecto a la información que manejábamos sobre nutrición y salud.

Fue una gran sorpresa encontrar que la mayoría de la información que profesionales, expertos y organizaciones de salud recomiendan, como saludable, realmente no lo es.

Descubrí que la industria alimenticia y la industria farmacéutica son quienes financian la mayoría de los proyectos de investigación publicados, por lo tanto la gran mayoría de los resultados son sesgados y poco fiables; ya que lo que buscan es “demostrar” que debemos consumir sus productos.

Ailine Health Coach Miami Beach

Y así fue como empezó mi deseo y mi entusiasmo por aprender más sobre este tema y poder transformar mi cocina, mi vida y la de mi familia y de ahora en adelante la tuya también.