Filosofía

Vivimos en una sociedad en la que bajar de peso se ha convertido en una obsesión cultural y la industria alrededor de este tema es multimillonaria.

Pero a la mayoría de las personas al parecer nada les funciona y aún cuando desean con todas sus fuerzas cambiar sus hábitos y mejorar su estado físico sus intentos resultan fallidos.

Es evidente que algo hace falta, la clave para tener un cuerpo del que te sientas orgullos@.

Seguramente tú al igual que la mayoría te has preguntado una y otra vez, si debes hacer más ejercicios, o tal vez otro tipo de ejercicios, si debes comer 5 veces al día o ayunar, comer menos carbohidratos o solo proteínas y grasas, o te preguntas: ¿qué tal si pruebo una dieta vegetariana o vegana?

Es complicado saber qué camino tomar cuando hay tanta información que se contradice, especialmente en las redes sociales.

Yo lo resumiría en dos palabras: tus emociones; ya que ellas controlan tus pensamientos sobre ti mism@, tus acciones y reacciones.  El manejo de tus emociones determina la forma en la que enfrentas la vida y los retos diarios y todo esto tiene un efecto directo sobre tu estado de salud, tu peso, tu desempeño y tu calidad de vida.

Emociones como el enojo, el miedo, el resentimiento, y la culpa pueden estar saboteando tus mejores intenciones y de seguro están afectando tu salud porque se ha comprobado que éstas nos impactan profundamente a nivel biológico. Por lo tanto, comer menos y hacer más ejercicios no es la solución.

Yo considero que el problema del sobre peso y la obesidad es un problema hormonal y la buena noticia es que existen varios métodos probados para controlarlas.

Es hora de dejar atrás las dietas yo-yo y avergonzarnos de nuestros actos de impulsividad relacionados con la comida. Basta ya de conversaciones negativas contigo mism@.

Llegó el momento de agradecer, apreciar y amar tu cuerpo porque entre más lo ames más fácil será cuidar de el. Es nuestra incapacidad de aceptarnos a nosotras mism@s lo que no nos deja avanzar.

Estamos tan ocupad@s peleando con nuestros sentimientos que no nos damos cuenta de que al ignorar nuestros sentimientos negativos les damos poder sobre nosotros, porque todo lo que resiste persiste. Aceptar nuestros sentimientos es el primer paso para una verdadera transformación.

Como dice Jessica Ortner: “-cuando verdaderamente nos aceptamos es cuando nuestro cuerpo exhala y empieza a sanar”.